Contexto Histórico y Político

Luego de las extensas irregularidades en las elecciones del 26 de noviembre del 2017 y reafirmadas en el informe de MOE/OEA sobre el proceso electoral, el contexto de Honduras cambió de forma radical, la actual crisis política que vive el país es histórica, las violaciones de derechos humanos aumentaron y todo indica que la crisis del país irá en aumento. Honduras registra 38 asesinatos, más de 900 personas detenidas por participar en manifestaciones y acciones de protesta con la consiga #fueraJOH, sumando que la pobreza pasó de 65.7 % en el 2016, a 68.8 % en el 2017, dejando más de 370 mil hondureños y hondureñas pobres en un año. Las condiciones de pobreza del país son alarmantes, de un total de la población de (8, 829,840) personas, (6, 079,082) viven en condición de pobreza. el pueblo sigue sumándose de forma directa en la acciones de protesta de manera firme y voluntaria, pero los casos de violaciones de
derechos humanos continúan y todo indica que el contexto va ser extenso durante los cuatro años siguientes, la ingobernabilidad será cada vez más evidente y las fuerzas armadas cada vez más represivas. El pueblo sigue luchando y muchos que estaban indiferentes de la política del país ahora son protagonistas de su historia.

El 13 de octubre del 2018, el inicio de una crisis política en Honduras obligó a muchas personas a vivir el país. Un análisis elaborado por CESPAD reúne las razones del contexto de ¿Por qué se van de Honduras? “El imparable crecimiento de los niveles de desigualdad y empobrecimiento coloca a Honduras en las últimas posiciones de desarrollo del continente. Al mismo tiempo, la violencia generalizada es un drama diario en el país. Las tasas de homicidios, extorsión y amenazas, como la falta de la confianza en las fuerzas de seguridad, hacen que la vida cotidiana, personal, comunitaria, social y económica en los pueblos y ciudades de Honduras sea inconciliable. La caravana es, por lo tanto, el rostro de las múltiples crisis que amenazan a la región. “En el informe de la Los derechos muestran que la violencia es generalizada y la violencia dirigida a grupos minoritarios, organizaciones y activistas de derechos humanos.
El contexto en Honduras se vuelve más difícil, la desigualdad crece y el país se convierte en territorio de nadie. “En relación con las instituciones democráticas y el estado de derecho, la situación de impunidad estructural y corrupción en las instituciones públicas”. El reciente proceso electoral del Fiscal General mostró la debilidad de las regulaciones y la necesidad de regular La falta de equilibrio entre el público y el estado de derecho también fue preocupante ”
Estamos ante una impunidad muy alta que se demuestra en la resiente sentencia del Caso de la compañera Berta Cáceres.

Además de la migración forzada en el 2018 hasta principios de 2019 seguimos viendo el caso de extractivismo de Guapinol por la empresa minera. Uno de los tantos casos de represión que existen en el país.

Honduras es un lugar altamente peligroso para las mujeres solo en el 2017 el observatorio de violencias contra las mujeres elaborado por el Centro de Derechos de Mujeres CDM reporto 592 casos de violencia contra las mujeres. Para enero del 2019 se reportanban más de 16 mujeres asesinadas.

En 2018 se publicó una investigación en Guatemala sobre la vigilancia y vilolaciones a los medios digitales. Los derechos digitales de las organizaciones y activistas de los derechos humanos en Mesoamerica son violentados constantemente. La investigación es una de las pruebas de las “otras tácticas, que utilizan con personas a las que No lograron acceder a sus datos, pero es una práctica común infiltrarse en el dispositivo y extraer fotos, videos, registros de llamadas o mensajes, etc. Tenemos muchos casos de robo de celulares, incautación de celulares para la policía para realizar espionaje y vigilancia.

El contexto relacionado con los derechos digitales en Honduras es preocupante tanto con la policía y el Congreso Nacional. Están haciendo seguimiento a los movimientos sociales. La ley de ciberseguridad en Honduras es una amenaza a la libertad de expresión y los derechos digitales. La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó “preocupación” por los términos y alcance del borrador de la Ley de ciberseguridad.

Todas las páginas